Conectando clientes con proveedores

taller porta retratos 071La semana pasada invitamos a nuestros clientes a participar en un taller artesanal con adultos mayores. La idea era que interactuaran con nuestros proveedores, fueran testigo de nuestro trabajo y fueran conscientes de la cantidad de trabajo que hay detrás de cada producto que ofrecemos. Laura, una ciudadana de Liechtenstein que reside en Bogotá, relata esta experiencia desde su punto de vista:  

“El domingo, 22 de septiembre, tuve el gran placer de participar en un taller organizado por 8m2. En este taller participó un grupo de señoras mayores quienes iniciaron a formar parte de un proceso para elaborar marcos para fotos, usando papel reutilizado de revistas. El objetivo del taller fue que las señoras conozcan el proceso completo de elaboración para luego distribuir entre ellas los diferentes pasos y conjuntamente seguir creando estos marcos tan hermosos para luego venderlos a través de 8m2.

Las señoras tienen distintas experiencias con manualidades y cada una tiene diferentes habilidades que se requieren para los diferentes pasos en la elaboración de los marcos. Fue maravilloso ver cómo cada una esté contribuyendo desde su talento y fuerza y que entre todas se complementen para elaborar un producto final de excelente calidad y hecho con mucho amor y alegría.

Es muy distinto ser informada sobre el proceso de producción de un producto o poder conocerlo de primera mano, hasta haciendo un intento de elaborar uno de estos marcos uno mismo. Poder compartir con las personas quienes los elaboran y también entender cuánto trabajo, dedicación y esfuerzo implica, cambia fundamentalmente el valor que uno le da al resultado final.

Es un muy buen ejemplo cómo ganamos todos, los productores y consumidores: Las señoras forman equipo para participar en un proceso de elaboración de productos únicos, hermosos y ecológicos. Pueden dedicarse a un labor que les gusta hacer, que les une y lo están pasando bien (también conversamos mucho y cantamos durante el taller!) y al mismo tiempo generan un ingreso para ellas.

Estoy muy agradecida por haber podido compartir este espacio con ellas y espero que haya más oportunidades para que los productores y los que (potencialmente) compran y disfrutan de sus productos puedan conocerse. Construir este puente beneficia a los dos grupos: Para el consumidor me parece clave que averigüemos mucho más sobre procesos de producción de productos que compramos, regalamos, usamos y consumimos para entender bajo qué condiciones y principios han sido producidos. Nos ayuda a valorar un producto que es algo tan fundamental en nuestro mundo lleno de productos industriales – una mirada a sus etiquetas de precio es suficiente para revelar que no pueden haber sido producidos de manera responsable y que terminan rápidamente desechos como son de tan mala calidad y tan fácil de reemplazar. Por otro lado, desde el punto de vista del productor me imagino que también puede ser muy valioso conocer a las personas que compran sus obras hechas con tanto esfuerzo y que sepan cuánto aprecio y valoración se les dan.

Espero que las señoras que se unieron por primera vez en este taller sigan creciendo como equipo y disfrutando mucho de este trabajo tan especial. Ya tengo claro qué voy a regalar de navidad a mi familia: Un marco hecho por estas señoras (pondré una foto que me tomaré con mi hermana) y les contaré de las personas que lo elaboraron, de este taller, de los muchos pasos y habilidades que se requiere para crearlo y que les seguiré haciendo regalos socialmente y ambientalmente responsables.” 

 

La semana pasada invitamos a nuestros clientes a participar en un taller artesanal con adultos mayores. La idea era que interactuaran con nuestros proveedores, fueran testigo de nuestro trabajo y fueran conscientes de la cantidad de trabajo que hay detrás de cada producto que ofrecemos. Laura, una ciudadana de Liechtenstein que reside en Bogotá, relata esta experiencia desde su punto de vista:  

“El domingo, 22 de septiembre, tuve el gran placer de participar en un taller organizado por 8m2. En este taller participó un grupo de señoras mayores quienes iniciaron a formar parte de un proceso para elaborar marcos para fotos, usando papel reutilizado de revistas. El objetivo del taller fue que las señoras conozcan el proceso completo de elaboración para luego distribuir entre ellas los diferentes pasos y conjuntamente seguir creando estos marcos tan hermosos para luego venderlos a través de 8m2.

Las señoras tienen distintas experiencias con manualidades y cada una tiene diferentes habilidades que se requieren para los diferentes pasos en la elaboración de los marcos. Fue maravilloso ver cómo cada una esté contribuyendo desde su talento y fuerza y que entre todas se complementen para elaborar un producto final de excelente calidad y hecho con mucho amor y alegría.

Es muy distinto ser informada sobre el proceso de producción de un producto o poder conocerlo de primera mano, hasta haciendo un intento de elaborar uno de estos marcos uno mismo. Poder compartir con las personas quienes los elaboran y también entender cuánto trabajo, dedicación y esfuerzo implica, cambia fundamentalmente el valor que uno le da al resultado final.

Es un muy buen ejemplo cómo ganamos todos, los productores y consumidores: Las señoras forman equipo para participar en un proceso de elaboración de productos únicos, hermosos y ecológicos. Pueden dedicarse a un labor que les gusta hacer, que les une y lo están pasando bien (también conversamos mucho y cantamos durante el taller!) y al mismo tiempo generan un ingreso para ellas.

Estoy muy agradecida por haber podido compartir este espacio con ellas y espero que haya más oportunidades para que los productores y los que (potencialmente) compran y disfrutan de sus productos puedan conocerse. Construir este puente beneficia a los dos grupos: Para el consumidor me parece clave que averigüemos mucho más sobre procesos de producción de productos que compramos, regalamos, usamos y consumimos para entender bajo qué condiciones y principios han sido producidos. Nos ayuda a valorar un producto que es algo tan fundamental en nuestro mundo lleno de productos industriales – una mirada a sus etiquetas de precio es suficiente para revelar que no pueden haber sido producidos de manera responsable y que terminan rápidamente desechos como son de tan mala calidad y tan fácil de reemplazar. Por otro lado, desde el punto de vista del productor me imagino que también puede ser muy valioso conocer a las personas que compran sus obras hechas con tanto esfuerzo y que sepan cuánto aprecio y valoración se les dan.

Espero que las señoras que se unieron por primera vez en este taller sigan creciendo como equipo y disfrutando mucho de este trabajo tan especial. Ya tengo claro qué voy a regalar de navidad a mi familia: Un marco hecho por estas señoras (pondré una foto que me tomaré con mi hermana) y les contaré de las personas que lo elaboraron, de este taller, de los muchos pasos y habilidades que se requiere para crearlo y que les seguiré haciendo regalos socialmente y ambientalmente responsables.” 

Anuncios