De primiparadas y otras sorpresas

Hoy fue nuestro primer día y como era de esperarse cometimos algunas primiparadas.

La primiparada más grande fue la vender algunos objetos a menor precio. Esto se debió a que hubo confusión durante la entrega de inventario. Afortunadamente Serselinito, uno de nuestro proveedores, apareció en el local y nos dio los precios correctos.

También habíamos cobrado más por otros objetos y al final del día todo se balanceo.

Lo positivo fue que Serselinito pudo ver los ocho metros cuadrados, lo cual le permitió entender mejor el proyecto. La otra sorpresa fue que las ventas sobrepasaron nuestras expectativas y el equipo quedo mas motivado. Esto sin contar que ya estamos mejorando la forma de exhibir los productos.

Anuncios